Vida despues de la Muerte

conciencia
La sociedad, la cultura occidental en algunos aspecto está muy avanzada con respeto otras culturas, pero no en todo.

A nivel espiritual, se podría decir que seguimos anclados en el no retorno del sometimiento de la religión, que por lo general suele ser mayoritariamente católica.

Y con todo lo que conlleva, a nivel social, cultural, costumbres, etc, seguimos aún muy anclados en la imagen tétrica, tenebrosa y oscura del paso natural de la vida de un ser vivo, lo que mal llamamos, la muerte.

Me vienen ahora esas imágenes horribles que se han creado sobre esta, para transmitir ese miedo y pudor a la hora de enfrentarnos a esta, a la hora de entender lo que sucede y el porqué.

Me doy cuenta que en general, nuestra sociedad, no habla de este tema con naturalidad, no se habla de ello a los niños, salvo algunos casos, y por supuesto, no se hace ver o no se entiende la importancia de este hecho en nuestra evolución, en nuestro aprendizaje.

Por no hablar del ya tétrico y fúnebre ritual a los que estamos generalmente acostumbrados, entierros, donde el llanto, el dolor profundo, el luto, etc actos que entre todos, hacen de ese momento quizás aún más doloroso y difícil de llevar.

Algunas personas, pensamos que la muerte de un ser querido, no tiene porqué ser tan doloroso y cruel. Es cierto que es triste, que un ser querido te deje, “se marche” pero eso no quiere decir que tengas que amargarte la vida, ni tener que aparentar por lo que puedan decir… y por supuesto, el acto de despedida puede ser mucho más sincero de corazón, abierto y hasta cierto punto….feliz.

La vida no se acaba con la muerte, hasta el punto que la vida sigue después de la vida.

Este hecho es algo que no muchos entienden o comprenden e incluso la religión católica en algunos conceptos y formas, temas, etc rechaza.

La muerte como tal no existe, quizás podríamos comprender este paso como un cambio de estado, de dimensión de la conciencia, la energía, el espíritu, el alma o como queramos llamarlo.

Igual que el gusano de seda, cambia y se transforma en mariposa, así el hombre, el espíritu concretamente, al morir su cuerpo físico, su envoltorio, su traje, abandona este para volver a su estado natural, porque aunque muchos les cueste entender, este mundo físico en donde todo se puede tocar, oler, etc no es el mundo real.

El mundo físico es un lugar de paso, donde aprender, para poder evolucionar nuestro ser, nuestro espíritu, nuestra luz interior.

Pero este tema nos llevaría y nos puede llevar a otros que quizás prefiera tocar en otra ocasión.

Volviendo al tema inicial, personalmente, no me gustan nada por lo general, los cementerios, porque mucha gente va allí a llorar, para hablar con sus seres queridos, a buscarlos, y francamente, buscar o querer hablar con un ser querido que se marchó, se puede hacer en cualquier lugar, incluso en casa.

Tampoco me gusta (aunque esto es algo que lógicamente es personal de cada persona) tener que pagar un lugar para que tengan mi cuerpo metido en una caja por un tiempo sin ninguna lógica. Mi opción personal es la incineración, de manera que al final, todo vuelve a la naturaleza, al todo y todo se renueva y se transforma.

Ya pagamos bastante en la vida en hipotecas y alquileres como para tener que pagar para cuando esté uno muerto, como dirían unos amigos.

Por lo general, los espíritus no suelen visitar esos sitios, no les gusta, ya que les recuerda y les atrae al mundo material y físico que dejaron, salvo aquellos que aún no han sabido abandonar su apego a lo físico, que en ese caso suelen ser seres perdidos, confundidos, etc.

Si es cierto que hay algunos cementerios que tienen cierto encanto, al no ser tan tétricos, y ser más agradables a la vista.

En cualquier caso, es importante tener a esa persona en el recuerdo en el corazón, pero sin aferrarse a este, recordar a la persona que se marchó con amor y con gratitud.

Más adelante quizás hable de las experiencias de muerte y que posteriormente tras un pequeño tiempo han regresado a la vida.

Los viajes astrales, son otra forma de ver y comprender el hecho de que se puede salir del cuerpo físico.

Recuerda, la energía no se destruye, se transforma.

Anuncios

El control de lo efimero

volver

No resulta extraño ver de vez en cuando a ciertas personas, las cuales parecen estar perdidas en su propio laberinto, en lo más efímero de la mente, no pudiendo ver más allá de lo que otros quieren que vean.

Es el control de lo efímero, y en ese control forma parte de la sociedad en general, que a través de diversos métodos o sistemas, hacen que estas personas sean directamente y prácticamente auténticas piezas de ajedrez sin ningún control o criterio por su propia parte.

Es el laberinto de la nada, donde se encuentran los apegos más infundados y más radicales, en donde la existencia del ser, del individuo como tal desaparece para formar parte de un sistema auto-controlado.

Quizás todo eso suene a Matrix, pero en realidad es la vida misma, aunque se podría hacer la comparación.

El laberinto de la nada, donde solo y por desgracia ciertas mentes, se dejan caer para sacar los egos más fuertes.

Algunas de estas personas, perdidas en la nada, por desgracia, expresan su vació, gritando, insultando, faltando al respeto, fanatizando sus ideas políticas, religiosas, por poner ejemplos, llegando al extremo, el cual, todos debemos formar parte de Su sistema, teniendo que opinar como ellos digan o impongan, sin poder existir puntos medios.

Un sistema en que el las “etiquetas” son la moneda de cambio, una herramienta, o una excusa para poder asaltar a cualquier individuo y sin respeto ninguno, tomar este como un enemigo más, de “su sistema”.

El control de lo efímero en el laberinto de la mente, del ser….

Quizás algunos no puedan comprender, que este mundo no es de unos u otros, no es de un color y otro, ni blanco ni negro, y quizás deberían entender que este mundo, es de seres humanos, personas con sentimientos, razonamiento, y valores, más allá de lo que nos quieren imponer.

Quizás algunos aprendan algún día, que el odio y el fanatismo, se les volverá contra si mismos como un bumerang, así es la ley del universo, la ley del karma.

El cuento del alfarero

Elser

Dicen, que cuando nacemos, en ese preciso instante de la vida, empezamos a ser moldeados, por las capas y formas de la personalidad.

Esa personalidad que sutilmente nos va envolviendo, atrapando y poco a poco encerrando nuestro ser interior de luz en su interior. Esa pequeña llama o chispa que todos tenemos.

Esa personalidad moldeada por el “Alfarero” (la vida) que moldea sin cesar cada momento y cada instante, añadiendo y quitando, dando forma a nuestra forma de ser, nuestro carácter, al fin al cabo, nuestros yoes…

Todos llevamos esa luz, y a veces el “alfarero” realiza bien su trabajo, y salen cosas bonitas y agradables (personalidades) y a veces el “alfarero” se confunde y le salen mal otras.

Dicen, que según nos vamos, “nos van moldeando” nuestra pequeña luz sigue ahí dentro, sin dejarse ver, apenas una chispa, que se mantiene casi en la oscuridad pero que lentamente y poco a poco, según nuestro aprendizaje interior, nuestra evolución, y nuestro despertar, esa llama va haciéndose más y más luminosa, más y más brillante.

Dicen, que en un determinado instante, la llama o la luz es tan intensa que empieza a salir por pequeños orificios, a calentarse tanto, que empieza a derretir las capas de nuestro molde, de nuestra personalidad, y que llegado un punto, todas esas capas, desaparecen para volver a ser uno mismo, el ser, la Luz.

Descubrir y sentir que estamos “moldeados” de una forma u de otras, es importante para poder despertar y encontrar más fácilmente esa Luz.

¿Perdidos en la oscuridad? ¡Encendamos una luz!

luz_de_angel
Una de las mayores dificultades con que tropieza el discípulo en su camino son los que habitualmente llamamos “problemas personales”…

¿Por qué tenemos estos problemas personales, básicamente emocionales? Por falta de conocimiento de los propios resortes emotivos y, por consiguiente, por imposibilidad de resolver las situaciones conflictivas que se presentan…

Por lo general, la actitud ante el problema es buscar soluciones fáciles y rápidas que no impliquen la propia voluntad. Se recurre a gente conocida, se pide ayuda a unos y a otros, hasta que el panorama se vuelve negro a falta de salidas. El problema ha bloqueado a quien busca la solución fuera de sí y, sobre todo, al que parte del principio de la injusticia de la vida que le somete a tales infortunios. La emoción negativa gana terreno, las ideas se vuelven cada vez más confusas, el organismo empieza a reflejar la angustia y el problema asume entonces la dimensión de una montaña infranqueable. Sólo queda el dolor, la desesperación, la irritabilidad, la agresión contra los demás por la parte de culpa que pudieran tener…

Es necesario elevarse por encima del problema y de la pena para encontrar una respuesta.

Si sabemos que la raíz de la dificultad está en el plano afectivo, hay que trabajar con la energía mental para superar la atmósfera emocional negativa. Puede parecer difícil en principio, pero todo es difícil hasta que no se prueba por primera vez. Hay que hacer el esfuerzo de subir un escalón, de pasar por encima de las nubes y llegar a la claridad del propio entendimiento. No todos somos sabios, es verdad, pero todos tenemos un cúmulo de experiencias más o menos importantes como para buscar respuestas factibles al mal que nos aqueja. Hay que poder llegar hasta nuestro rincón de soluciones. Algunas resultarán inservibles, otras discretamente válidas, y no faltarán las francamente buenas. Probando y probando, con buena voluntad y sin la ansiedad de la emotividad distorsionante, se adquieren nuevas experiencias que serán útiles para siguientes ocasiones.

Una sonrisa con Mafalda

Así que, como dice Mafalda “empieza tu día con una sonrisa”, y sonríe aunque sólo sea una sonrisa triste, porque más triste que una sonrisa triste ,es la tristeza de no saber sonreir

El amor es la esencia y la luz del Alma

laesenciadelamor

“Te escribo

para decirte: “Te amo”.

Para decirte “Te amo”, cuida,

limpia, levanta,

defiende

nuestro amor, alma mía.

Yo te lo dejo como si dejara

un puñado de tierra con semillas.

De nuestro amor nacerán vidas.

En nuestro amor beberán agua”.

Pablo Neruda

¿De dónde nace, cuando aparece a la luz lo mejor del corazón de las personas?

Está claro que el origen de todo ello, está en el Amor cuando despierta en nosotros. ¿Qué tendrá el Amor, que sólo El consigue ese prodigio

Decía un sabio que “El amor es la esencia y la luz del Alma”…. Y ahí está la respuesta seguramente. La luz del Alma…..va abriéndose paso entre nuestras sombras y miedos, va iluminando todo lo que toca. Haciéndonos más buenos, más bellos, más justos, más auténticos. En realidad todos nos enamoramos del Amor, del milagro que opera en nosotros, cuando nos visita y vive en nuestro pecho. Necesitamos por eso a la persona que ha logrado despertarlo, atraerlo, darle Vida dentro. Porque sin esa magia….todo duerme en un triste letargo.

Su “mano” invisible….logra hacer resonar esa música especial, que da color y alegría a nuestras horas o días. En su mirada está El, en su tierna voz, en su delicadeza, en sus palabras…. claramente vemos la huella inigualable del Amado corazón.

Sabemos, sentimos, que del Amor “nacerán vidas, beberán agua”…. como decía el poeta. Sí, nos sentimos manantial inagotable, inmensamente ricos, tenemos tanto, tanto para Dar. Y además nos sentimos fuertes, generosos, capaces de Darnos por completo.

Si repasamos nuestra historia personal o colectiva en un paseo rápido, vemos que siempre fue así….. Su huella y su perfume ES eterno….. Descubriendo que donde El estuvo presente, hay huellas de heroísmo, abnegación, Generosidad a raudales, de VALOR siempre.

De nuestro Amor puede Nacer y nacerá, todo lo que Necesitamos y deseamos obtener para VIVIR plenamente…..Todos.

“Amado no me apartes de tu lado……”, dice una canción que escucho mientras escribo….. Sí, ese es el secreto…..No te apartes AMOR del corazón…. Porque Es tu Vida la única que nos otorga PLENITUD, “sembrando o despertando” el recuerdo de lo Eterno. Ayudándonos, de este especial modo, a ir recuperando nuestra “verdadera altura y naturaleza”.

Velo de Isis

velodeisis

Anteriores Entradas antiguas