Un Mundo Perfecto



La Kabbalah explica que antes del pecado de Adán el mundo estaba en un estado perfecto: carente de dolor, sufrimiento y conflicto. Tras el pecado, se originó el mundo tal y como lo conocemos. Todo el mundo se vio envuelto en negatividad, con deseos y acciones malvadas que expresaban lo opuesto de la paz y la tranquilidad que habían existido hasta entonces.

Este no es el estado en el que el Creador quiere que el mundo permanezca. Es nuestra tarea perfeccionarnos a nosotros mismos y devolver al mundo a su estado previo al pecado. Este entendimiento es muy importante para todos. La gente a menudo confunde el camino espiritual con un simple plan de recompensa. Piensan que si llevan a cabo un cierto número de buenas acciones, serán recompensados a cambio con cierta cantidad de cosas buenas.

Pero este no es el propósito por el que estamos en el mundo. El plan maestro del Creador es que todos juntos consigamos un verdadero cambio global. Una masa crítica de personas debe transformarse positivamente para que sea posible la transformación total del mundo entero, sin más negatividad, dolor ni sufrimiento.

Dicho de forma sencilla, nuestro mundo no es un sistema de puntos sino un sistema con un punto, con un propósito. Y este estado supremo es lo que el Creador nos promete.

Debemos recordar que no podemos volvernos egoístas en nuestro trabajo y progreso espiritual. Ciertamente es bueno para nosotros transformarnos en seres más espirituales que comparten, se ocupan más de los demás y llevan a cabo más acciones positivas.

Pero nuestro trabajo no acaba ahí. Tenemos la responsabilidad de crear la masa crítica que permitirá al mundo volver al estado pacífico y carente de muerte, anterior al pecado. Esta tarea implica un conjunto totalmente diferente de pensamientos y acciones de los que tendríamos si nuestro único propósito fuera convertirnos en personas mejores y más espirituales.

Te desafío a que pienses cómo esta comprensión puede informarte e inspirarte en tu trabajo espiritual. Además, debes saber que el Creador nos da el poder de provocar un cambio global, y que sólo gracias a la ayuda del Creador seremos capaces de alcanzar finalmente la transformación final.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Materiales Sensoriales | arquitectura del paisaje
  2. Janeth
    Jun 16, 2009 @ 10:42:57

    Sí, con los pies en la tierra y la cabeza en el cielo, vamos recorriendo el camino espiralado ascendente y descendente, que hace posible siempre la Vida con el prodigio de su Magia inagotable.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: