Causa y efecto

Cuan importante valorar nuestra busqueda interior y nuestras acciones. Desdichadamente con frecuencia subestimamos nuestras capacidades y nuestras acciones.

Nuestras acciones tienen lugar en este mundo físico pero sus efectos penetran en los mundos espirituales. Más aún debemos entender que a medida que nuestras acciones reverberan a través de los mundos celestiales su resonancia se hace más y más fuerte.

Hemos leido no hace mucho acerca del “efecto mariposa” en el cual una mariposa aleteando puede afectar a una tormenta al otro lado del mundo.

Esto es ciertamente verdad en relación a nuestras acciones espirituales.

Una acción espiritual aparentemente pequeña, un simple acto de compartir, puede hacer que una enorme cantidad de Luz se revele en el mundo.

Anuncios

Un gran invento: La Biblioteca.

El libro es fuerza, es valor,
es poder, es alimento;
antorcha del pensamiento
y manantial del amor.

Rubén Darío

Si cada día amaneciéramos amnésicos, deberíamos partir dolorosamente de cero para construir nuestra propia historia. Saber de dónde vinimos, quién es nuestra familia, cómo aprendimos a hablar y a comunicarnos, qué tarea emprendimos ayer y qué nos habíamos propuesto conquistar hoy, se convierte en una herramienta crucial para bregar con las situaciones de la vida y borrar un pesado vacío, llenando de experiencia nuestra mochila de caminantes por la vida. Si con cada noche de sueño perdiéramos la rica vivencia del día anterior, viviríamos en un eterno comienzo, sin conocer la sensación de avance.

Para la Humanidad pasa lo mismo. Aprender es evolucionar. Si la Humanidad ha dado grandes pasos, aunque haya habido algunos retrocesos, ha sido gracias a la transmisión del saber.

En esto ha desempeñado un papel importante un gran invento: la biblioteca. Cualquier material ha servido como soporte para plasmar reflexiones que perduraron en el tiempo. Incluso, tal vez algún sistema que no imaginamos guarde todavía este saber. Pensemos en nuestros DVD. Si nuestra civilización se perdiera, ¿qué pasaría si, dentro de miles de años, alguien “descubriera” un resto arqueológico muy interesante, con forma de disco, de color metálico? Los futuros investigadores, ¿llegarían a imaginar que “eso” contiene una voz y una imagen que está contando, pongamos por caso, el Quijote?

Basta echar un vistazo (a un libro) para oír la voz de alguien que quizás murió hace miles de años. El autor habla a través de los milenios de modo claro y silencioso dentro de nuestra cabeza (…). La escritura (…) une a ciudadanos de épocas distantes, que nunca se conocieron entre sí. Los libros rompen las ataduras del tiempo, y demuestran que el hombre puede hacer cosas mágicas. (…) Por el precio de una cena modesta uno puede meditar sobre la decadencia y la caída del Imperio romano, sobre el origen de las especies, la interpretación de los sueños y la naturaleza de las cosas.

Los libros son como semillas. Pueden estar siglos aletargados y luego florecer en el suelo menos prometedor

(Carl Sagan).

De la mano del amor

Detrás de “nuestras verdades” ….
hay tántas cosas vividas, experiencias,
reflexiones, lecturas, pruebas,
alegrías, dolores, amores…
hay tánta vida transcurrida, transitada,
atesorada en “semillas de oro”….
en “perlas de Vida” engarzadas
en nuestra conciencia para siempre….
porque han costado tanto…
tantas lágrimas y soledad vivida….

En mis días actuales aprendí….o recordé…
que importantes somos unos para otros… que importantes….
cuánto aprendemos unos de otros,
y que hermoso resulta ese aprendizaje,
por más que a veces resulte muy doloroso y nos aleje…
pero como las olas a la playa, siempre retornamos…
porque aunque no se confiese, nos necesitamos

Quiero seguir gozando la música de tu alma “hermano”,
quiero seguir sintiendo los latidos de tu corazón…
quiero seguir escuchando tu voz en el “espíritu del viento”,
si no fuera posible cerca mío…
Necesito tu risa, tus palabras sinceras, tu calidez…
tu valor y ternura, tus “verdades”,
tu apoyo y cercanía, sabiendo que estás ahí…
más allá de las distancias materiales.

Quiero seguir aprendiendo a través del Amor,
por más que duela después…
Sé que sólo El me dará “semillas de oro”,
ésas que alimentarán mi “corazón de fuego”
y le darán inmortalidad…