El amor a la verdad

Es necesario desarrollar y vivir el amor a la verdad y al conocimiento como una aspiración natural más allá del entorno cultural y religioso. El amor a la verdad parte de la legítima aspiración por desarrollar el propio discernimiento y comprensión del mundo y de uno mismo

Causa y efecto

Cuan importante valorar nuestra busqueda interior y nuestras acciones. Desdichadamente con frecuencia subestimamos nuestras capacidades y nuestras acciones.

Nuestras acciones tienen lugar en este mundo físico pero sus efectos penetran en los mundos espirituales. Más aún debemos entender que a medida que nuestras acciones reverberan a través de los mundos celestiales su resonancia se hace más y más fuerte.

Hemos leido no hace mucho acerca del “efecto mariposa” en el cual una mariposa aleteando puede afectar a una tormenta al otro lado del mundo.

Esto es ciertamente verdad en relación a nuestras acciones espirituales.

Una acción espiritual aparentemente pequeña, un simple acto de compartir, puede hacer que una enorme cantidad de Luz se revele en el mundo.

De la mano del amor

Detrás de “nuestras verdades” ….
hay tántas cosas vividas, experiencias,
reflexiones, lecturas, pruebas,
alegrías, dolores, amores…
hay tánta vida transcurrida, transitada,
atesorada en “semillas de oro”….
en “perlas de Vida” engarzadas
en nuestra conciencia para siempre….
porque han costado tanto…
tantas lágrimas y soledad vivida….

En mis días actuales aprendí….o recordé…
que importantes somos unos para otros… que importantes….
cuánto aprendemos unos de otros,
y que hermoso resulta ese aprendizaje,
por más que a veces resulte muy doloroso y nos aleje…
pero como las olas a la playa, siempre retornamos…
porque aunque no se confiese, nos necesitamos

Quiero seguir gozando la música de tu alma “hermano”,
quiero seguir sintiendo los latidos de tu corazón…
quiero seguir escuchando tu voz en el “espíritu del viento”,
si no fuera posible cerca mío…
Necesito tu risa, tus palabras sinceras, tu calidez…
tu valor y ternura, tus “verdades”,
tu apoyo y cercanía, sabiendo que estás ahí…
más allá de las distancias materiales.

Quiero seguir aprendiendo a través del Amor,
por más que duela después…
Sé que sólo El me dará “semillas de oro”,
ésas que alimentarán mi “corazón de fuego”
y le darán inmortalidad…

Yo y mis grados

“Soy Iniciado/a en grado de tal, iluminado/a en sabiduría de tal, pertenezco a la Masonería y tengo el grado 33, pertenezco a los Rosacruces y soy grado 12″…

¿Soy los grados que tengo?

¿Soy las dignidades que se ponen en un diploma?

¿Soy los títulos que pongo después de mi nombre?

La pregunta que deseamos desarrollar corresponde a una de las costumbres mas comunes que se generan entre las personas que nos dedicamos al esoterismo, al estudio en alguna institución o a la búsqueda autodidacta.

Las dignidades esotéricas son estímulos para la personalidad, cuando no se capta lo que en realidad debemos hacer: desprendernos de ellas, presentarnos ante todos como lo que somos, seres humanos en búsqueda.

El valor de cualquier iniciación -sea personal, sea en una institución, sea en una meditación- es la misma: viajar desde el estado de ignorancia hacia uno de mayor sabiduría. Lo lamentable de todo esto es que la iniciación no es instantánea, sino que es un proceso de cambio interior, un proceso que ninguna sabiduría externa puede darnos ni hacernos experimentar.

Grados iniciaticos, títulos místicos, nombres místicos, dignidades y honores en personas he visto por montones, joyas, alhajas, collarines, mandiles de colores también, los cuales no son sino ornamentos comunes al no comprender que estas deben llevarse por dentro y no por fuera de nosotros. Ostentarlos, comunicarlos para que todos sepan que somos iniciados en algún conocimiento no significa nada si no tenemos el suficiente valor de guardarlos en nuestro interior y que en lugar de estas dignidades sea nuestra propia sabiduría la que hable por nosotros.

La iniciación es un viaje, es una jornada, es un paso a través de un umbral. Este umbral es el paso de lo desconocido a lo que se esta por conocer, produciéndose una intensa comunicación con el maestro interno o Dios interior. A través de este recorrido espacial y temporal avanzamos hacia adentro, hacia el silencio y no al revés. La iniciación y cada grado de sabiduría que podamos merecer no es un acto placentero sino un hecho del cual se espera por tenerlo, mas conocimiento, mas comprensión y no simple repetición de conceptos aprendidos en algún libro por mas interesante que sea.

La iniciación, las dignidades, las “iluminaciones”, los “poderes”, son para nuestro corazón, no para aprobación pública. Son reflejo de desprendimiento y no de apego a nombres místicos atractivos para quienes no los conocen y se impresionan por el rosario de grados que ostentamos. -esta es una opinión bastante dura y supongo que muchos de ustedes reaccionaran y no estarán de acuerdo-.

Krishnamurti elaboro un discurso muy interesante en el momento de disolver la Sociedad Teosófica:

“Yo sostengo que la Verdad es una tierra sin caminos, y no es posible acercarse a ella por ningún sendero, por ninguna religión, por ninguna secta… Yo no quiero pertenecer a ninguna organización de tipo espiritual; por favor, comprendan esto… Si se crea una organización para este propósito, ella se convierte en una muleta, en una debilidad, en una servidumbre que por fuerza mutila al individuo y le impide crecer, establecer su unicidad que descansa en el descubrimiento que haga por sí mismo de esta Verdad absoluta e incondicionada…

Esta no es ninguna magnífica proeza, porque yo no deseo seguidores y esto es lo que quiero significar. En el momento en que siguen a alguien, dejan de seguir a la Verdad… Por 18 años se han estado preparando para este evento, para la Venida del Instructor del Mundo. Por 18 años se han organizado, han esperado a alguien que viniera a dar un nuevo deleite a sus corazones y mentes… que los hiciera libres, ¡y vean ahora lo que está sucediendo! Piensen, razonen consigo mismos y descubran de qué manera esa creencia los ha hecho diferentes…¿En qué forma son más libres más grandes, más peligrosos para toda sociedad que esté basada en lo falso y en lo no esencial?…

Todos ustedes dependen de algún otro para su espiritualidad, para su felicidad, para su iluminación… Se han acostumbrado a que se les diga cuánto han avanzado, cuál es el grado espiritual que poseen. ¡Qué niñería! ¿Quién sino ustedes mismos puede decir si son incorruptibles?… Deseo que aquellos que buscan comprenderme sean libres… del temor de la religión, del temor de la salvación, del temor de la espiritualidad, del temor del amor, del temor de la muerte, del temor de la vida misma… Pueden formar otras organizaciones y esperar por algún otro. Esto no me concierne, como tampoco me concierne crear nuevas jaulas y nuevas decoraciones para esas jaulas. Mi único interés es hacer que los hombres, sean absoluta, incondicionalmente libres”.

La próxima vez que elaboremos un escrito, detengámonos un momento antes de publicarlo, veamos de corazón donde esta nuestro nombre, nuestro ser, si es en la simpleza o sumergido en títulos, grados, dignidades y en definitiva, apegos.
Etiquetas:

La Fé y lo desconocido

Para encontrar una forma de complementar todos y cada uno de sus
pensamientos relativos a su propio concepto de lo que significa la
fe, dire que personalmente siempre he observado una confusion tanto
entre las personas con las cuales he discutido este tema, como
tambien intelectualmente hablando.

La fe, tal como se conoce como concepto, es una construccion
completamente aprendida y que proviene del temor del ser humano
cuando este en algun momento de su evolucion, debe,
indefectiblemente enfrentarse a la nocion de su propia naturaleza, a
los resultados del karma que ha acumulado, a una experiencia que
sobrepasa los limites de lo intelectual o hasta espiritual.. Es
decir, cuando el ser humano se enfrenta con lo desconocido.

Cuando el hombre se pone cara a cara con esta experiencia, lo oculto
se convierte en una vivencia directa, por lo cual, la fe como
concepto aprendido, se supera al quitarse de los ojos del buscador
el velo que lo separa de esta verdad.

Hablo de la fe como concepto aprendido, eminentente porque este
proviene de las religiones. Estas creencias, cualquiera que estas
sean, dejan sostener curiosamente sus verdades en lo que ellas mas
evitan: lo desconocido. Los dogmas, los misterios, la
infalibilidad, la incuestionabilidad, son los velos y los conceptos
que estas entregan al hombre con el fin de estructurarlo en su
concepto de fe.

La fe es lo que en teologia se llama el contacto de fiel o fideli
con lo sagrado o sacro que es finalmente el misterio. Antiguamente
el ser humano -de acuerdo con la doctrina agustiniana- solo podia
llegar a tener una minima experiencia con lo desconocido por medio
de una instancia que era la comprension de la naturaleza, naturaleza
que es un reflejo de dios. Finalmente la experiencia de lo
desconocido es entonces imposible bajo los dictamenes de la fe. Esto
se debe a que el misterio impide la comprension y produce en el
hombre un alejamiento de la verdad.

La fe no existe. No existe cuando dejamos el temor y nos
enfrentamos a la experiencia de lo real.

Desde el punto de vista oculto, la fe es certeza, no esperanza, no
anhelo, no luz en los cielos, no creencia. La fe es experiencia
aqui y ahora.

¿como prepararnos para la experiencia con lo desconocido?

¿como preparanos para librarnos del miedo?

La fe en el sentido oculto posee la virtud de la voluntad, y es la
seguridad interna de que el conocimiento no se ha perdido, sino que
ha sido olvidado. La voluntad nos sirve para concebirnos nosotros
mismos en nuestro poder mas hondo y sobreindividual… Y es a este
punto que deberian apuntar todas las doctrinas que merecrian ser
llamadas como tales…

¿que es lo deconocido?, ¿a que le tenemos miedo?. A morir.

Morir es realizar dentro de nosotros todo aquello que se dogmatiza
bajo la forma de un misterio, el cual es incapaz de ser comprendido
por la razon, es decir, vivenciado en el terreno de lo sagrado -o
tambien en el experimentar el sacrificio o sacrum facere en latin-

lo sagrado es ir al interior de la tierra y rectificando encontrar
la medicina eterna o el elixir de la inmortalidad. Es decir,
producir en el ser humano una elevacion por los diferentes estados
superiores del ser.

Esta es la experiencia, esta es la fe y la certeza… Desde ahi
puedes ya sentarte a contemplar la creacion ya que te has convertido
en creador.

Entre el placer y el dolor,

y1ptXXWz50HyWGnf7h7GskXYwU68kWeqFwns8wyT-Lz9NhyxwiZnLe7pMf4HDWDWrctl0zyHrlPUtg

Entre el placer y el dolor, está el Amor. Entre aquello que nos satisface exageradamente, y aquello otro que nos duele profundamente, cabe la serena sencillez del Amor.

En medio de la variabilidad de estas dos emociones extremas, encontramos al Amor, como expresión del sentimiento por excelencia.

Amor es hoy la palabra más usada, y el sentimiento menos sentido….

La dificultad para sentir, verdaderamente sentir, Amor, estriba en que para ello nos es indispensable una gran cantidad de armonía; debemos antes haber reconocido en nosotros el perpetuo juego de Maya que nos lleva de un extremo al otro, de los placeres a los dolores, sin dejarnos aquietar en la estabilidad de la completura del Amor.

En el Amor todo cabe: una dosis de placer que lo hace soñar; una dosis de dolor que lo hace experimentar….

El Amor es una profunda necesidad de unión con aquello que nos hace falta. Aunque sentimiento por excelencia, el Amor es una manifestación de la carencia de los hombres. No se ama lo que se tiene, lo que se tiene está simplemente con o dentro de nosotros, formando parte de uno mismo. Se ama aquello que falta, lo que se necesita, lo que queremos atraer hacia nosotros con los fuertes brazos del deseo.

Se ama lo que nos completa, lo que agrega en nosotros aquello que no tenemos. Por eso el hombre ama a la mujer, y la mujer al hombre…

El Amor busca aquello que necesita, lo que le falta para lograr la completura. Por ello, el Amor es una fuerza poderosa que atrae las cosas, que une los opuestos, los conjuga, los funde y complementa de forma que donde había dos objetos, sólo resulta uno. Es como un imán que busca y atrapa su contraparte.

El Amor se expresa de manera total cuando se realiza en Acto, cuando pasa del deseo de lo necesario a la fusión de lo necesario dentro de uno mismo. Cada acto de Amor es un acto que nos lleva naturalmente hacia una mayor perfección, hacia un más acabado desarrollo”.

Madurez

kwan20yin206

¿Que quiere decir verdadero? (preguntó un día el conejo) ¿significa tener ese zumbido en tu interior y una llave que sobresale?
-Verdadero no significa cómo estás hecho ( dijo el caballo Pellejo) Es algo que te sucede. Si un niño te quiere durante mucho tiempo y no te quiere solo para jugar contigo, sino que te quiere de verdad, entonces te vuelves verdadero.

Y ¿eso duele? ( preguntó el conejo)
A veces ( respondió el caballo Pellejo, que siempre decía la verdad) Cuando eres verdadero no te importa que te hagan daño
¿Y sucede de golpe, como cuando te dan cuerda, o poco a poco?

No, no sucede de golpe ( dijo el caballo Pellejo) Te vas convirtiendo en eso. Se tarda mucho tiempo. Por eso a menudo no le sucede a los que se rompen fácilmente, a los que tienen los cantos muy afilados o a los que necesitan muchos cuidados. Generalmente, cuando llegas a a ser verdadero, estas despeluchado, se te han despegado los ojos y tus articulaciones estan sueltas y maltrechas.
Pero todo esto no tiene importancia, porque cuando eres verdadero no puedes ser feo excepto para los que no entienden nada…..
Cuando eres verdadero no te puedes volver otra vez irreal. Eso es para siempre.

El conejo de trapo
Margery William

El amor te vuelve verdadero, el amor te da sustancia y el amor te centra.

Nunca pierdas la oportunidad de vivir, de estar vivo, de ser responsable, de comprometerte, de involucrarte. No seas un cobarde.

Haz frente a la vida, sal a su encuentro y entonces muy lentamente empezará a cristalizarse algo en tu interior.

El caballo Pellejo tenía razón “Generalmente cuando llegas a ser verdadero estás despeluchado, se te han despegado los ojos……”

Pero hay que ganarselo, en la vida no conseguiras nada gratis. Tienes que pagar. Si puedes arriesgar tu vida en el amor, obtendras grandes logros. El amor te devolverá a ti mismo

Anteriores Entradas antiguas